viernes, 17 de noviembre de 2017

Juan Andrade. Imperialismo fraccional




 195

“La Batalla”, 18 de marzo de 1937
Ayer aludimos claramente a un hecho que para nadie es desconocido. Existe en España un partido con su sucursal en Cataluña, que aprovecha las actuales circunstancias para ejercer un verdadero imperialismo fraccional. Abusando de tópicos en torno a la unidad, se entrega en realidad a la tarea de atizar contra una organización obrera, nuestro Partido, el odio de las demás fracciones y hasta de los trabajadores en general. Su hostilidad, fundamentada en designios políticos, le ciega de tal manera que no vacila en emplear los procedimientos más reprobables. No nos faltaba ya más por ver, que el hecho de que en plena revolución se suspenda la publicación de un periódico órgano de un partido que tiene millares de combatientes en los frentes y que ha perdido ya a sus mejores. Lo que ni siquiera las fracciones pequeñoburguesas se atreven a pedir, este partido hace de ello su objetivo predilecto en la retaguardia. Y ha venido encontrando hasta ahora el camino fácil, porque las demás organizaciones y partidos ofrecían una pasividad que favorecían magníficamente los planes de los comunistas oficiales, que es a quienes aludimos.

Con cierta frecuencia, LA BATALLA ha reproducido algunos de los artículos plenos de infamias que la Prensa staliniana ha publicado contra nosotros. Hubiera sido imposible recogerlos todos, dada su abundancia. Han abusado de tal manera de la táctica de acumular calumnias y calumnias, que a fuerza de saturación han terminado por asquear a muchos. Sin embargo, esto no es nada en comparación con lo que viene diciéndose en la Prensa extranjera del mismo matiz. Aprovechándose de que nuestras actuaciones y conductas no son tan conocidas en el extranjero como en España, aunque lo son bastante, se recurre a la mayor imaginación calumniosa para intentar desprestigiar a nuestro Partido. Ya reprodujimos el célebre artículo del no menos célebre Kolzov (104), insertado en todos los periódicos stalinianos del mundo en que se decía que nosotros habíamos organizado atentados contra las personalidades antifascistas. Un periódico comunista oficial sueco ha dicho que nuestro llorado secretario general, camarada Joaquín Maurín, se encuentra en Salamanca paseando del brazo de los generales fascistas (105). Como una monstruosidad de este género no se atreven a decirla en España, recurren a los periódicos de otros países. Claro está, que un periódico de Barcelona fue el que insertó una caricatura en que aparecía nuestro Andrés Nin del brazo del general Franco (106).

Esta campaña no se realiza sólo por un fin morboso. Tiene un sentido y una intención completamente políticos. Por eso una táctica que se desarrolla a un mismo tiempo nacional e internacionalmente. La campaña de Prensa y de mítines era sólo la preparación de acciones de mayor envergadura, que había que justificar tratando previamente de hacernos figurar como enemigos de la clase trabajadora.

A vías de hecho se pasó primeramente en Madrid, aprovechando que aquella sección nuestra no era muy fuerte numéricamente y que había perdido a muchos de sus mejores militantes en los campos de batalla. Nuestros camaradas de Madrid, a pesar de todas las resistencias e inconvenientes que desde el comienzo de la revolución encontraron, habían logrado realizar una gran labor política a favor de las ideas defendidas por nuestro Partido. La celebración, con extraordinario éxito, de un gran mitin de la sección madrileña de la Juventud Comunista Ibérica, fue la iniciación de toda una ofensiva organizada que culminó hace mes y medio en la suspensión del diario “El Combatiente Rojo” y la incautación de la Radio POUM de Madrid. El objetivo, por lo se refiere a Madrid, estaba conseguido aprovechando precisamente la circunstancia de que aquella capital en zona de guerra.

Naturalmente, que esto de manera alguna podía satisfacer a los que patrocinaron nuestra desaparición de la arena política. Habían inmovilizado políticamente a nuestros camaradas de Madrid. Pero el Partido continuaba difundiendo sus consignas y posiciones políticas en el resto de España, principalmente en Cataluña donde nuestras posiciones son todo lo sólidas que nuestros adversarios conocen. La ofensiva comenzó para echarnos del Gobierno de la Generalidad, donde declaramos sinceramente que no nos encontrábamos muy a gusto, y donde participamos exclusivamente por consideraciones de carácter externo e interno del Partido, Después, la campaña ha ido subiendo de tono, hasta ahora en que, en virtud de sus presiones, se ha impuesto sanciones a nuestro órgano diario “La Batalla” (107).

 Aunque tácitamente, todas las otras fracciones obreras habían aceptado las medidas adoptadas contra nosotros en Madrid, el imperialismo fraccional de los stalinianos no se ha contentado con esto, y ha tratado de absorber a los demás partidos obreros. Aunque tarde, todos se han dado cuenta de ello, y aunque quizás sólo haya sido por espíritu de conservación, se han alzado públicamente contra los manejos que realizaban al calor de los cargos oficiales y de los puestos de mando logrados durante la revolución.

Ciertamente que en Barcelona también se observa actualmente indiferencia hacia los peligros del imperialismo fraccional. No se le concede toda la importancia que tiene. Quizás no se dará mientras se manifiesta sólo contra nosotros. Tenemos la seguridad de que las pretensiones no quedarán limitadas en nosotros, como ya se evidencia por algunos hechos aislados. El imperialismo fraccional es brutalmente pretencioso, es absorbente.

Notas

(104) Mijail Kolzov, corresponsal de guerra soviético en España, tuvo una destacada participación en la campaña periodística contra el POUM. Dejó un Diario de la guerra de España, Ed. Ruedo ibérico, Paris, 1963.

(105) Joaquín Maurín al iniciarse la guerra, se hallaba en Galicia en una gira de propaganda y organización del POUM. Al intentar pasar a Cataluña, fue reconocido y detenido, permaneciendo en la cárcel hasta 1946. En los primeros meses de la guerra se le dio por muerto.

(106) Se refiere al órgano de prensa del PSUC publicado por la “División Carlos Marx”.

(107) “La Batalla” fue suspendida durante los días 17 y 18 de marzo de 1937, cuando el POUM decidió substituir por “La Batalla Obrera”.




El Partido Comunista de España denuncia al POUM como trotskista fascista.


 Este bocado apareció en el periódico de la milicia estalinista Frente Rojo (Frente Rojo), Valencia, el 6 de febrero de 1937, y marcó una nueva etapa en la preparación del pogromo contra el POUM. El periódico Mundo Obrero ( Workers World ) mencionado sigue siendo el principal órgano del estalinismo español.

El partido trotskista fascista debe ser disuelto y juzgado como fascista. El POUM Guttersnipe se ha vuelto desesperado ahora que su infamia ha sido desenmascarada, y ha desencadenado una campaña demagógica contra el sólido muro de la unidad antifascista por orden de sus amos extranjeros.

Continuamos acusándolos, mostrando de manera concluyente su aventurerismo y demostrando que son una facción organizada a nuestras espaldas. No es una cuestión de desacuerdo ideológico ni siquiera de repulsión física hacia un grupo de traidores, sino de algo más profundo y más importante. Se trata de la distancia entre quienes están a la vanguardia de nuestra gente y de los agentes de la Gestapo. Es una cuestión de un grupo de bandidos que el fascismo ha dejado entre nosotros.

Incluso ahora en la hoja calumniosa llamada La Batalla, publicada en Barcelona, ​​se defienden con los siguientes argumentos inconsistentes y cómicos: refiriéndose al juicio contra los trotskistas dicen que es una "farsa inicua" y en la siguiente línea aceptan que los embajadores de Francia y los Estados Unidos estaban presentes. Es decir, que el POUM califica de farsa el juicio celebrado en presencia de cientos de periodistas extranjeros y del cuerpo diplomático, con garantías legales para el acusado, como ningún otro país lo haría. Naturalmente, sus cómplices españoles no van a reconocer la justicia ejercida sobre un grupo de asesinos. En España, cuando juzgamos a los trotskistas, para nosotros y nuestro colega fraternal, Mundo Obrero - exigir que un tribunal popular intente con los líderes fascistas de esta organización; sus cómplices de otro lugar dirán que la justicia de nuestro pueblo ha sido una farsa inicua.
En este mismo número de La Batalla... contra los antifascistas escriben que han recibido numerosas protestas de "camaradas y simpatizantes" sobre un artículo de Goltsov en L'Humanité , protestas que no reproducen ... para falta de espacio. Por supuesto, no imprimirán las felicitaciones de Franco.


Su cinismo en otros lugares los hace declarar en respuesta a un informe en el Boletín Oficial del Lunes que "no había una imagen de Trotsky en la reunión organizada por el POUM en Barcelona". Estas personas despreciables, conscientes de la indignación que despierta la imagen del líder de estos bandidos internacionales, no se atreven a exhibirla ante sus propios miembros.

Los objetivos secretos del fascismo no están bien atendidos por la asociación con el criminal Trotsky. Quién sabe qué nueva posibilidad están buscando para servir a los intereses de los agentes fascistas entre nosotros.

Aquí hay otra prueba de que los canalones del POUM sirven al fascismo y nada más que el fascismo. Como todo el mundo sabe, el gobierno legítimo ha disuelto las llamadas patrullas de seguridad y ha organizado una sola fuerza policial en la retaguardia.
Como todo el mundo también sabe, esta fuerza está formada por miembros de todas las fuerzas antifascistas y los sindicatos. Por lo tanto, La Batalla del miércoles grita... 'Larga vida a las patrullas de seguridad' y escribe en otro lado que la fuerza policial en la retaguardia es la reserva armada de la reacción. Es decir, se oponen rabiosamente a las medidas del gobierno y calumnian a la fuerza policial del pueblo. Si todos los que sabotean el gobierno e insultan a sus defensores deben ser considerados fascistas, entonces los provocadores del POUM son fascistas.

Es por eso que es necesario terminar con esta banda de bandidos y repartir la justicia que estos fascistas merecen.


POUM 1937. La respuesta del POUM a  los artículos en Pravda y L'Humanité


FuenteLa Révolution Espagnole , Suplemento n. ° 3, 24 de enero de 1937

El último número del domingo de l'Humanité "reproduce un artículo de Mikhail Koltsov, [1] corresponsal de Pravda en Madrid, con el titubeante título de" Los delincuentes trotskistas en España son los cómplices de Franco ", donde derrama calumnias innobles contra el Partido obrero marxista. Unificación (POUM). Especula sobre la ignorancia de los proletarios rusos e internacionales con respecto a la posición política del POUM y el papel que desempeñó este en los primeros días de la revolución y en el período posterior, una ignorancia causada en gran parte por la confusión y la mayor o menor menos errores voluntarios publicados en la prensa del Frente Popular -particularmente en la prensa estalinista- sobre los acontecimientos en España.

Naturalmente, Mikhail Koltsov solo dice lo que se le ordena decir sin tener en cuenta la verdad, utilizando las armas de la mentira, la calumnia y el chantaje contra los verdaderos defensores de la revolución.

Si tuviéramos alguna esperanza de éxito le pediríamos a Koltsov que probara sus afirmaciones. Nuestra única tarea es restablecer la verdad para aquellos que están tentados a creerla:
Estas son las principales acusaciones:
1.     Que nuestra sección de Madrid fue fundada después del levantamiento fascista y esto sin éxito;
2.     Que los elementos que vienen a nuestro partido son un pequeño número de personas expulsadas de otras partes por haber cometido actos de sabotaje, robos y estafas;
3.     "Tres comandantes de las columnas del POUM tenían la costumbre de abandonar el frente de su sección en el momento en que se trataba de participar en el combate".
4.     El de haber abandonado una posición estratégica en el frente de Aragón antes del comienzo de las operaciones, que un destacamento estalinista tuvo que ocupar en nuestro lugar y que fue aislado de otras tropas;
5.     Que en otro sector del mismo frente se impidió una ofensiva republicana porque los milicianos del POUM habían huido en el momento del ataque;
6.     Que en el frente central, en el sector de Seguenza, repentinamente retiramos nuestras fuerzas y un batallón de ferroviarios vino a nuestro lugar para proteger la retirada de las tropas gubernamentales;
7.     Que los batallones del POUM se disolvieron y los comandantes fueron expulsados ​​del frente;
8.     Que Trotsky nos dio directivas que provocaron la división del POUM en dos campos; que como secretario del POUM Nin era su representante cuando asistía a reuniones públicas y hablaba en contra del Frente Popular y difamaba a la República para evitar la transformación de las milicias populares en un ejército popular;
9.     Que todas las organizaciones políticas y partidos de Cataluña pidieron la destitución de Nin de su cargo de Concejal de Justicia por su duplicidad, y fue expulsado del gobierno catalán;
10.                       Que los trabajadores bajo el gobierno del POUM, confrontados con el peligro de ser golpeados por los trabajadores debido a su agitación antisoviética, pensaron que "negarían" a Trotsky para operar en las sombras organizando golpes de estado y expediciones: "La gente en El POUM emplea cada vez más métodos terroristas ", dicen.
11.                       Que un grupo de jóvenes del POUM fue a las oficinas del periódico "Treball" para amenazar a la gente de allí;
12.                       "Unos días más tarde se produce un intento de asesinato contra Juan Comorera, secretario de los Partidos Socialistas Unificados de Cataluña (PSUC), de los cuales 'Treball' es el órgano"
Responderemos punto por punto a todas estas imposturas:
1.     Nuestra sección de Madrid es el resultado de la fusión de los Trabajadores y el Bloque Campesino y la Izquierda Comunista, cada uno de los cuales tenía un grupo de Madrid en el que se encontraron los elementos que fueron los primeros en unirse al comunismo en España. La fusión data de 1935 (octubre). El POUM actualmente cuenta con 3.000 miembros en Madrid.
2.     Desde el levantamiento fascista, nuestro partido no ha conocido un crecimiento análogo al del partido estalinista precisamente porque mantenemos posiciones comunistas y no admitimos miembros que carecen de una historia política clara. Todos los humildes de los que habla Humanité ingresaron al partido estalinista (PSUC). A pesar de su severidad, el POUM tiene 40,000 miembros en todo el país.
3.     ¿Qué comandantes del POUM abandonaron el frente? ¿Por qué no da sus nombres? Nosotros mismos habríamos castigado severamente tal acto.
4.     Nunca hemos abandonado ninguna posición. Sucedió que en un frente de varios kilómetros (el sector Alcubierre) defendido por unos 500 milicianos sin cobertura de artillería o aviación y que poseen pocas ametralladoras, hemos tenido que retroceder del ataque de 6.000 enemigos bien armados después de haber resistido por 48 horas y agotado nuestra munición. El coronel Villalba aprobó la operación en el consejo de guerra. Debe agregarse que en esa ocasión las columnas estalinistas, que operaban a nuestro derecho, en lugar de ayudarnos, permanecieron silenciosamente en sus puestos. No hay duda, pero si hubieran perdido la mitad de sus efectivos, habrían transmitido en voz alta las noticias.
5.     Esto es falso de un extremo al otro. Lo que podemos afirmar es que durante el ataque a Huesca las milicias que avanzaron más fueron las del POUM, que fue reconocido por el alto mando militar.
6.     En el frente de Sigüenza, en una situación desesperada, las últimas fuerzas para resistir fueron las del POUM. Un centenar de militantes heroicamente murió defendiendo la catedral, especialmente el camarada Etchevere, en un momento en que todos habían abandonado por completo la ciudad.
7.     Invención pura. Ningún destacamento del POUM fue enviado desde el frente, ni ninguno de sus líderes. Por el contrario, las columnas del POUM fueron reconocidas por toda la prensa extranjera y española como modelos de organización, disciplina y coraje, citados como ejemplos, apreciados en todos los frentes y solicitados para los puestos más importantes y peligrosos.
8.     El POUM actualmente tiene fuerzas en el sector norte de Zaragoza, frente a Huesca, en el sector de Teruel, el sector Alcaniz, el frente de Madrid, el frente de Asturias y controla varias baterías de artillería. Cuentan unos 6.000 combatientes.
9.     Trotsky no pudo darnos instrucciones por la sencilla razón de que el POUM no tiene nada que ver con la Cuarta Internacional. Su única afiliación internacional es con el International Unity Bureau of London, del que son miembros el Partido Laborista Independiente de Inglaterra, el Partido Maximalista italiano, el SAP alemán y otros partidos socialistas y comunistas revolucionarios independientes. El último Comité Central ("La Batalla" del 19 de diciembre) lo deletreó por última vez y fue unánime en la cuestión.
Vociferar en las reuniones no es uno de nuestros métodos, como lo fue entre los estalinistas en el momento de la "fusión en la base", los social-fascistas, etc. Practicamos un centralismo democrático basado en la más amplia democracia interna.
Además, Nin no es la secretaria del POUM.
Sobre la cuestión de las milicias y el problema militar, el mismo Comité Central definió nuestra opinión (n. ° 139 de "La Batalla", 10 de enero de 1937).
Aparte de los estalinistas, nadie ha exigido nuestra eliminación del gobierno. Los camaradas de la CNT nos defendieron tanto como pudieron. Al final capitularon ante el chantaje que consistía en rechazar armas y municiones si persistían en querer mantenernos en el gobierno.
Las labores de Nin como consejero de justicia no le han merecido más que elogios. Presidió la creación de los tribunales populares de la revolución, la reducción de la mayoría de edad a dieciocho años y la emisión de leyes civiles sobre el matrimonio y el divorcio, etc.
1.     No podemos aceptar la acusación de preparar golpes de estado formulados por aquellos que diezman a los revolucionarios de octubre por razones de estado. Esto se opone a nuestro concepto de la Revolución. Todo lo que hacen es atribuir a otros sus propios proyectos.
2.     No fue un grupo de jóvenes el que acudió a las oficinas editoriales de "Treball", sino una delegación enviada por el Comité Central del POUM para presentar una protesta escrita contra la campaña de calumnias y provocaciones desatadas contra nosotros, una protesta que apareció en "La Batalla".
3.     En cuanto al ataque a Comorera, nunca tuvo lugar y "Treball" lo confirmó publicando el comunicado de la policía. De hecho, "Treball" del 13 de diciembre de 1936 anunció que el automóvil de Comorera fue disparado cuando volvía a la 1:30 am de Granollers y dice: "Las autoridades competentes decidirán si fue un error o un ataque".
"Treball" del 15 de diciembre explicó que después de una investigación se supo que un centinela silbó el automóvil del consejero que, habiendo parado demasiado tarde y no siendo reconocido, fue disparado sin ningún daño. Y los estalinistas ahora acusan al POUM de haber fomentado un ataque contra el secretario del PSUC. Esto da la medida de la veracidad y buena fe de sus acusaciones.
Recomendamos que el proletariado francés desconfíe de la información en la prensa estalinista, que se ha levantado contra la revolución socialista iniciada en España para evitar la creación de un nuevo polo de atracción dentro del movimiento revolucionario internacional.
Pero el POUM y la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), que están atentos a estas intrigas, han unido sus fuerzas para llevar la revolución socialista a la victoria en España, a pesar de los métodos innobles empleados contra nosotros.
¡VIVA LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA EN ESPAÑA!
¡LARGA VIDA DE LOS TRABAJADORES DEMOICRACY!
¡LIVE LIVE POUM!
¡VIVA LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA INTERNACIONAL!

1. Koltsov fue luego llamado a Moscú y ejecutado en 1940.




Escritores sobre la revolución española


Spanish Revolution Poster Collection






ÍNDICE

INTRODUCCION       7

NOTAS POLITICA DIARIAS

La verdad significación de la reunión del parlamento     19


A pesar de la revolución persiste la vieja burocracia    23

El mando único y el control político de las milicias combatientes  25

Se ha reunido el Parlamento del 16 de febrero   27


Para los militantes comunistas sólo deberes sin derechos. 31

La unidad sindical es ahora más posible que nunca     33 

El problema de los evacuados y el problema de estos  35


La significación del mitin del Gran Price    39

Sobre las alusiones frecuentes a un gobierno fuerte  41

Sigue planteado el problema del mando único  43

Los camaradas extranjeros en la Revolución Española  45


El “calumnia que algo queda”, o una táctica  desacreditada.  49

La propuesta de armisticio y el deseo de estrangular nuestra revolución  51

La actitud de la CNT es la solución de la crisis    53

Acerca del carácter y la significación del nuevo consejo de la Generalidad  55

La crisis de la Generalidad y el movimiento revolucionario internacional    57

¿Es que las fracciones obreras renuncian a la libertad de crítica?  59

Sobre la educación política de los nuevos adherentes a las organizaciones obreras   61

No se trata de un prurito sino de un problema político  63

Llevar la guerra hasta el fin significa ultimar la revolución social    65

La prensa debe estar, exclusivamente, al servicio de los intereses revolucionarios   67



Los nuevos órganos de expresión revolucionaria y los parlamentos  73

Hay que contener las actividades de los grupos incontrolados; pero también hay que impulsar la revolución   75

El balance del año  77

Las aspiraciones políticas de los combatientes   79

Las revoluciones ofrecen también sus peligros posteriores  81

Solidaridad proletaria internacional en torno a nuestro partido  83

Las fuerzas coactivas definen el carácter del régimen   85

La intervención germano-italiana en España   87

Unidad política y unidad sindical   89

Los demócratas burgueses quieren sobrevivir  91

La calumnia como arma burguesa    93

La admisión de nuevos militantes en las organizaciones obreras   95


Por un nivel de vida de guerra     99

Odios imposibles  101


Los anarquistas en la revolución  105

De la teoría a la práctica anarcosindicalista   107

De la comprensión a la acción  109

Contrarrépublica     111

Filtraciones burguesas  113

Unidad sindical  115


Se intensifica la ofensiva   119

Jóvenes y viejos   121

Voluntarios extranjeros  123

Ambiente valenciano    125

Artículo de Prieto     127

Censura “proletaria”    129

Ejemplo malagueño    131

Primer paso    133

Ganar una guerra     135

En torno a Málaga     137

Posición clara     139
                                                                                                     
Solidaridad tácita    141                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Más sobre Málaga   143

Moral de guerra   145

Unidad sindical   147                                   

Intervención internacional   149

La guerra es la guerra   151

Hegemonía proletaria     153

Selección de mandos    155

Actividad militante    157

Aliados naturales     159

Conjunción revolucionaria   161

Defensa de la revolución    163

Unificación sindical    165

Hablar claro    167

Absorción intolerable    169


¡Madrid, Madrid!    173



Desaliento fascista    179

Frente revolucionario    181

Concepto de responsabilidad     183

Revolución y retaguardia    185

La columna de hierro     187

¡Atención a Madrid!      189

Ofensiva italiana      191

El partido en pie     193

Imperialismo fraccional    195

Responsabilidad revolucionaria    197

Reanimación proletaria   199

Ocho meses   201

Nacionalización de extranjeros  203


Quinta columna     207

Reivindicaciones inmediatas     209

Saturación fraccional     211

Partido y sindicatos      213

Gobierno fuerte      215

Discrepancias socialcomunistas     217

Problemas vitales     219

Ofensivas económicas    221


Continuamos igual      225

Habla Araquistain      227

Sondeos de paz      229

Revolución o contrarrevolución     231

Cuestiones fundamentales     233

14 de Abril     235

Frente revolucionario     237

Disolución significativa    239

Manifestaciones contrarrevolucionarias    241

Pactos y conductas    243

Respuesta proletaria     245

“CNT-POUM”       247

Vigilancia Revolucionaria       249
“La Batalla”, 2 de mayo de 1937

COMENTARIOS

Lenin y el Leninismo          

Lenin y el Leninismo                         267

La composición social de los dirigentes fascistas   269

Solidaridad criminal   271

Burócratas satisfechos     273

La crisis periódicas de la Generalidad      275

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             
NOTAS   279


PROBLEMAS DE LA REVOLUCION Y DEL MOVIMIENTO OBRERO

Lenin y la guerra  285


Marxistas revolucionarios y anarquistas en la Revolución Española 293







jueves, 16 de noviembre de 2017

Juan Andrade. Espíritu gregario




177

“La Batalla”, 6 de marzo de 1937


A las nuevas generaciones obreras, sobre todo a las que forman en las filas del comunismo oficial, se les educa en una mentalidad y costumbres en contradicción con el espíritu profundo que informó las corrientes socialistas en su iniciación, en su iniciación, e incluso a primeras de siglo. Se decía de la socialdemocracia alemana antes de la guerra, que no había podido librarse de estar impregnada de cierto espíritu prusiano. Rosa Luxemburgo se elevó reiteradas veces contra el sentido jerarquizado que inyectaban los dirigentes de la socialdemocracia en las filas de los militantes. Fue esta orientación la que hizo posible la traición del socialismo alemán de la II Internacional al estallar la guerra de 1914. Después, al terminar ésta, se dieron todas las condiciones objetivas para el triunfo de la revolución; pero el espíritu pequeñoburgués en que había sido inspirado el proletariado, el respeto a un concepto rígido sobre la autoridad de los jefes, permitió que éstos actuasen libremente en contra de los intereses revolucionarios de la clase obrera.

El fascismo pone en tensión y actividad el potencial de espíritu gregario que existe en las masas. Anima y disciplina este instinto de sometimiento voluntario a autoridades superiores, lo cubre espectacularmente con organizaciones especiales y formaciones uniformadas y se capta la voluntad, la solidaridad o la complicidad de grandes masas de ciudadanos. Incluso la decoración moderna juega un gran papel en la reanimación proselitista de las multitudes, a las que se les somete de esta manera, indirectamente, a una verdadera esclavitud espiritual y económica. Una juventud educada de esta forma, se convierte en servidora de los charlatanes que quieren explotarla.

El socialismo es, en su concepción auténtica, una tendencia hacia la libertad total del individuo. La concepción final del anarquismo es también una aspiración nuestra, pero nos diferenciamos en los medios y en la táctica para llegar a ella. El comunista consciente se resiste a aceptar formas que le conviertan en un autómata fiel a las órdenes de equipos superiores, sin que se le dé la posibilidad de intervenir en su elaboración. Admite la disciplina, pero voluntaria y conscientemente y cuando surge como consecuencia de una propia convicción.

El comunismo oficial, valiéndose de los poderosos medios que posee y del prestigio que todavía la proyecta sobre él la revolución rusa, alimenta también en las masas el espíritu gregario hasta sus mayores extremos, incurriendo incluso en la caricatura. En este caso, como en todos,  esta táctica está al servicio de finalidades esencialmente políticas. Estableciendo como norma de conducta de los militantes un acatamiento ciego, acostumbrándoles a la obediencia por la obediencia en sí, se estrangula todo espíritu crítico y no se fomenta el interés por investigar la verdad. Se inutiliza a los militantes, mediante una educación refinadamente preparada, para toda compresión y análisis de los problemas de manera distinta a como sus jefes superiores los interpretan.

El mayor caudal moral del socialismo revolucionario ha sido siempre la verdad, por la cual ha luchado, y la ha proclamado constantemente entre los trabajadores. El engaño, la deformación de la verdad y la calumnia han sido en todas las épocas armas de que se ha venido la burguesía para combatir a los elementos más progresivos del proletariado. En este aspecto, como en todos, los marxistas revolucionarios independientes seguimos la conducta y las enseñanzas de nuestros precursores y permanecemos leales al sentido que ellos imprimieron al movimiento liberador del proletariado. Cuando se acude el engaño, no ya sólo individual, sino colectivo, es que no se tiene toda la confianza necesaria en las propias concepciones. Y mucho más grave es, en lugar de hacer de los trabajadores seres independientes, amantes de su libertad, alimentar y fomentar el espíritu gregario que permita hacerles comulgar con ruedas de molino.

El stalinismo ha substituído la discusión por la vociferación calumniosa. Aprovechan sus grandes medios materiales para difundir la calumnia contra sus adversarios, calumnia que fuerza a sus más extremos límites, para que entre la exageración y la verdad haya ingenuos que se queden en un término medio y lleguen a la conclusión de que “hay algo en lo se dice”.

En cierto aspecto, los stalinianos y stalinizantes emplea en su propaganda y en la actuación política proselitista, métodos fascistas espectaculares, de multitudes uniformadas y movidas por grandes generalizaciones divulgadas por una fraseología abstracta. Pone en toda tensión el espíritu gregario de las muchedumbres, lo mismo que las monarquías con sus fastuosas fiestas y paradas militares y que el fascismo con sus enormes concentraciones, desfiles, actos conmemorativos de las fechas “nacionales”. A esas muchedumbres confundidas se las hace, por vía directa o indirecta, cómplices o protagonista de la persecución contra las minorías progresistas.

No es fácil mantener en el engaño mucho tiempo a la gente, como tampoco lo es explotar su sentimiento jerarquizado y su espíritu gregario. Ahora bien, pero es muy grave que elementos que se estiman como sinceramente revolucionarios acepten como buenas, semejantes tácticas. Una juventud educada en estas normas, sería ya una juventud en decrepitud porque surgiría a la vida política con todas las taras de la vieja sociedad, por cuya anulación lucha.


“La Batalla”, 6 de marzo de 1937





Cartel de las Juventudes Socialistas Unificadas [JSU] (comunistas) denunciando al POUM como “fascista”.






En este documento explico la segunda campaña de difamaciones y calumnias contra el POUM, con respecto a George Orwell.








ÍNDICE

INTRODUCCION       7

NOTAS POLITICA DIARIAS

La verdad significación de la reunión del parlamento     19


A pesar de la revolución persiste la vieja burocracia    23

El mando único y el control político de las milicias combatientes  25

Se ha reunido el Parlamento del 16 de febrero   27


Para los militantes comunistas sólo deberes sin derechos. 31

La unidad sindical es ahora más posible que nunca     33 

El problema de los evacuados y el problema de estos  35


La significación del mitin del Gran Price    39

Sobre las alusiones frecuentes a un gobierno fuerte  41

Sigue planteado el problema del mando único  43

Los camaradas extranjeros en la Revolución Española  45


El “calumnia que algo queda”, o una táctica  desacreditada.  49

La propuesta de armisticio y el deseo de estrangular nuestra revolución  51

La actitud de la CNT es la solución de la crisis    53

Acerca del carácter y la significación del nuevo consejo de la Generalidad  55

La crisis de la Generalidad y el movimiento revolucionario internacional    57

¿Es que las fracciones obreras renuncian a la libertad de crítica?  59

Sobre la educación política de los nuevos adherentes a las organizaciones obreras   61

No se trata de un prurito sino de un problema político  63

Llevar la guerra hasta el fin significa ultimar la revolución social    65

La prensa debe estar, exclusivamente, al servicio de los intereses revolucionarios   67



Los nuevos órganos de expresión revolucionaria y los parlamentos  73

Hay que contener las actividades de los grupos incontrolados; pero también hay que impulsar la revolución   75

El balance del año  77

Las aspiraciones políticas de los combatientes   79

Las revoluciones ofrecen también sus peligros posteriores  81

Solidaridad proletaria internacional en torno a nuestro partido  83

Las fuerzas coactivas definen el carácter del régimen   85

La intervención germano-italiana en España   87

Unidad política y unidad sindical   89

Los demócratas burgueses quieren sobrevivir  91

La calumnia como arma burguesa    93

La admisión de nuevos militantes en las organizaciones obreras   95


Por un nivel de vida de guerra     99

Odios imposibles  101


Los anarquistas en la revolución  105

De la teoría a la práctica anarcosindicalista   107

De la comprensión a la acción  109

Contrarrépublica     111

Filtraciones burguesas  113

Unidad sindical  115


Se intensifica la ofensiva   119

Jóvenes y viejos   121

Voluntarios extranjeros  123

Ambiente valenciano    125

Artículo de Prieto     127

Censura “proletaria”    129

Ejemplo malagueño    131

Primer paso    133

Ganar una guerra     135

En torno a Málaga     137

Posición clara     139
                                                                                                    
Solidaridad tácita    141                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Más sobre Málaga   143

Moral de guerra   145

Unidad sindical   147                                   

Intervención internacional   149

La guerra es la guerra   151

Hegemonía proletaria     153

Selección de mandos    155

Actividad militante    157

Aliados naturales     159

Conjunción revolucionaria   161

Defensa de la revolución    163

Unificación sindical    165

Hablar claro    167

Absorción intolerable    169


¡Madrid, Madrid!    173


Espíritu gregario    177

Desaliento fascista    179

Frente revolucionario    181

Concepto de responsabilidad     183

Revolución y retaguardia    185

La columna de hierro     187

¡Atención a Madrid!      189

Ofensiva italiana      191

El partido en pie     193

Imperialismo fraccional    195

Responsabilidad revolucionaria    197

Reanimación proletaria   199

Ocho meses   201

Nacionalización de extranjeros  203


Quinta columna     207

Reivindicaciones inmediatas     209

Saturación fraccional     211

Partido y sindicatos      213

Gobierno fuerte      215

Discrepancias socialcomunistas     217

Problemas vitales     219

Ofensivas económicas    221


Continuamos igual      225

Habla Araquistain      227

Sondeos de paz      229

Revolución o contrarrevolución     231

Cuestiones fundamentales     233

14 de Abril     235

Frente revolucionario     237

Disolución significativa    239

Manifestaciones contrarrevolucionarias    241

Pactos y conductas    243

Respuesta proletaria     245

“CNT-POUM”       247

Vigilancia Revolucionaria       249

“La Batalla”, 2 de mayo de 1937

COMENTARIOS

Lenin y el Leninismo          

Lenin y el Leninismo                         267

La composición social de los dirigentes fascistas   269

Solidaridad criminal   271

Burócratas satisfechos     273

La crisis periódicas de la Generalidad      275

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             
NOTAS   279


PROBLEMAS DE LA REVOLUCION Y DEL MOVIMIENTO OBRERO

Lenin y la guerra  285


Marxistas revolucionarios y anarquistas en la Revolución Española 293






 Algunos capítulos del [Libro] El POUM en la historia (Andreu Nin y la revolución española


Algunos artículos del [Libro] La Nueva Era. Antología de una revista revolucionaria. 1930-36




Notas de lectura del libro (El POUM: Revolución en la Guerra Civil Española) de Wilebaldo Solano